consejos

estancia La Leona, Patagonia

LA PATAGONIA POR LIBRE, ES TAN FÁCIL

Siempre hemos ido a la Patagonia por libre. Eso significa que hemos comprado nuestros propios billetes de avión, hemos reservado nuestro alojamiento y hemos contratado las excursiones in situ sin la intermediación de terceros. La Patagonia tiene una infraestructura turística muy buena y está bien preparada para recibir al turista extranjero. Por esa razón, y si tenéis un mínimo de experiencia en organizaros los viajes por internet, os animamos a que organicéis por vuestra cuenta el viaje a la Patagonia. Os saldrá mucho más barato y podréis ver las cosas a vuestro aire. La contemplación y el disfrute de la naturaleza no siempre son posibles cuando se viaja en un grupo organizado con horarios predeterminados. Viajar por libre en la Patagonia es muy fácil.

ELIGE BIEN LA FECHA DEL AÑO EN LA QUE VISITAS

En la sección Cuándo visitar la Patagonia de esta web te intentamos ayudar con una decisión crucial: cuándo viajar por la Patagonia. Si quieres ver ballenas, no sirve cualquier época del año; si quieres ver el paisaje montañoso cubierto por nieve, tampoco. Infórmate bien antes de tomar la decisión.

BILLETES DE AVIÓN

Aerolíneas Argentinas, la compañía que tiene más vuelos a la región patagónica y dentro de ella, trabaja con tarifas diferenciadas para residentes en Argentina y para extranjeros. Para estos últimos, ofrece tarifas más económicas si el vuelo de llegada a Argentina se realiza con la propia Aerolíneas, bajo el programa Visite Argentina. Aerolíneas tiene un historial complicado, con retrasos, cancelaciones y huelgas frecuentes. Viajando con ellos tuvimos que comernos un retraso de cinco horas.

La aerolínea LAN Argentina también vuela a varios destinos patagónicos. Puede que en algunos casos sus tarifas sean más caras, pero ofrece más seguridad desde el punto de vista de la puntualidad y las cancelaciones.

En cualquier caso, os recomendamos siempre que comparéis precios y horarios de las diferentes aerolíneas y elijáis el billete que mejor se adapte a vuestro presupuesto y planificación viajera.

TASAS DE AEROPUERTO

Cuando realizamos nuestros viajes en muchos aeropuertos argentinos el pasajero tenía que pagar las tasas de aeropuerto in situ, cuyos valores variaban de un aeropuerto a otro. Nosotros pagamos en Ushuaia y El Calafate, y no tuvimos que pagar en el Aeroparque. Para salir de Argentina se pagaban tasas de aeropuerto también, aunque este pago ya fue abolido y las tasas están incorporadas al precio que se paga por el billete.

CONFIRMACIÓN DE VUELOS

Se podría pensar que Aerolíneas es una pesada al obligarnos a reconfirmar todos los vuelos con un par de días de antelación. Y ciertamente lo es. Perdimos mucho tiempo en filas en oficinas de Aerolíneas para confirmar los vuelos. Existe un número de teléfono al que se puede llamar para realizar esa operación, pero es toda una aventura conseguir hablar con alguien.

Pero, por otro lado, ante los numerosos e inexplicables cambios de horarios y hasta de aeropuertos, eso de reconfirmar los vuelos sirve para evitar sorpresas de última hora. Al comienzo de nuestro viaje, por ejemplo, resolvieron cerrar el Aeroparque en el medio de un puente para hacer reformas. Todos los vuelos fueron transferidos a Ezeiza.

CONEXIONES

Cuidado con los atrasos generalizados de los vuelos – esto, cuando no son suspendidos -. Es mejor hacer desplazamientos directos, sin ningún tipo de conexiones, y no planear nada para el día del vuelo, para evitar disgustos.

ALQUILER DE COCHE

Nuestras experiencias con los alquileres de coches en Ushuaia, El Calafate/El Chaltén y Península Valdés fue muy positiva.

Para conducir en Argentina basta con el carnet de conducir español o brasileño, que es el que usé yo.

Para el que está acostumbrado a conducir en Brasil, pocas sorpresas le aguardan en las carreteras argentinas: se conduce igual de mal.

En cuanto a la conducción en el ripio (pista de tierra con gravilla suelta), no requiere de ningún talento especial, manteniendo la velocidad recomendada (máximo de 60 kilómetros por hora) se va muy tranquilo. El mayor peligro viene de otros conductores imprudentes con los que te encuentras en el camino.

SEGURIDAD

La sensación de seguridad en las zonas de la Patagonia que visitamos es muy grande, y el crimen violento es casi inexistente. Las opiniones de los propios habitantes de los lugares – que siempre tienden a dramatizar más las situaciones – confirmaron este hecho. En Ushuaia, El Calafate, El Chaltén y Península Valdés se puede pasear con mucha tranquilidad.

ROPA

El frío que hace en la Patagonia intimida a mucha gente. Pero no es para tanto, especialmente para el que viene del interior de España y está acostumbrado a inviernos duros. Otra cosa son los brasileños.

En cualquier caso, el principal problema es el viento, por lo que se recomienda, además de ropa sintética y forros polares, un buen anorak.

Un par de buenas botas también son imprescindibles.

DINERO

En toda la Patagonia nos hemos encontrado una devoción intensa al dinero en efectivo. No hemos podido pagar con tarjeta de crédito en ningún alojamiento – con la excepción de los grandes hoteles -.

Para ahorrarnos problemas, cambiamos todo el dinero que íbamos a necesitar ya a la llegada a Buenos Aires, en el mismo aeropuerto. Después de recoger el equipaje, y habiendo pasado por el control aduanero, al salir al área de libre circulación del aeropuerto, girando a la derecha se encuentra un Banco de La Nación. El tipo de cambio que se obtiene ahí es insuperable. Y por un céntimo más, un céntimo menos, decidimos no calentarnos mucho la cabeza.

En lugares como El Chaltén o Puerto Pirámides no hay bancos ni lugares donde cambiar dinero.

PRECIOS DOBLES

Parece que la costumbre que describía nuestro amigo Pepe hace tres años de tener dos listas de precios, una para extranjeros y otra para locales, ha desaparecido por completo. En realidad parece que en lugares como El Calafate los precios han subido tanto que esa práctica se ha hecho desnecesaria, ahora todo está a “precio para extranjero”.

APROVECHAD EL EXCELENTE TRABAJO DE LAS OFICINAS DE TURISMO

Visitadlas en todos los lugares a los que vayáis. Son una fuente excepcional de información. En lugares como Ushuaia, donde nos atendió una simpatiquísima e increíblemente eficiente María Alejandra, han llegado a un punto donde es difícil imaginar qué más te pueden ofrecer. Información completa sobre el lugar, sobre excursiones, alojamiento, alquiler de vehículos, transporte público. Mención honorífica también para las oficinas de turismo de El Calafate, de Trelew y de Puerto Madryn.

Los centros de visitantes del Parque Nacional de los Glaciares en El Chaltén y de la Península Valdés al entrar al área protegida también merecen una visita.