cuándo visitar El Chaltén

Alojamiento en El Chaltén | Comida en El Chaltén | Cuántos días en El Chaltén | Excursiones en El Chaltén | Transporte en El Chaltén

La temporada turística en El Chaltén es la más corta de todos los destinos que visitamos. En invierno El Chaltén deja de existir. Casi todas las tiendas y establecimientos cierran sus puertas, y los habitantes del pueblo se desplazan a sus lugares de origen para visitar a sus familias.

En la primavera austral, cuando fuimos nosotros, la temporada comienza lentamente. En octubre aproximadamente la mitad de las tiendas y los restaurantes todavía estaban cerrados, y la otra mitad estaba abriendo sus puertas en el transcurso del mes. Como ya señalamos en el capítulo de la excursiones, la empresa que hace los paseos al glaciar Viedma todavía no ha comenzado sus actividades – lo hace en noviembre -. La ventaja de octubre es que los precios son más baratos y no hay mucha gente en el pueblo.

Noviembre y la primera mitad de diciembre son un buen periodo para visitar El Chaltén. Ya hay precios más caros en muchos lugares, pero todo está funcionando, los días son largos, y todavía no han llegado las multitudes.

A partir de la segunda mitad de diciembre, y hasta finales de marzo, El Chaltén vive la fiebre de la montaña, y miles de montañeros llegan a la localidad. Alojamiento caro, mucha gente por todas partes.

En abril ocurre como en la primavera austral, el movimiento comienza a decaer (con excepción de la semana santa), vuelven los precios más asequibles, hay menos gente en la montaña.

Nuestra elección del mes de octubre estuvo determinada por la presencia de las ballenas en Península Valdés. Podríamos haber ido a El Chaltén en noviembre, pero ahí nos habríamos encontrado con muchísimas menos ballenas en la Península.