excursiones en El Chaltén

Alojamiento en El Chaltén | Comida en El Chaltén | Cuántos días en El Chaltén | Cuándo ir a El Chaltén | Transporte en El Chaltén

Aunque el plato fuerte en el menú de El Chaltén es la alta montaña, la región ofrece también excursiones a aquellos con una disposición menos aventurera pero que, sin embargo, están dispuestos a caminar. Si no queréis salir del coche, lo mejor es que no os acerquéis a El Chaltén.

Los autobuses que llegan a El Chaltén paran a la entrada en el centro de visitantes del Parque Nacional (se trata del mismo Parque Nacional en el que se encuentra el Perito Moreno; para entrar en este lado del parque no se paga entrada). Si llegáis en automóvil, también podéis hacer la parada, por supuesto. En el centro de visitantes recibiréis todo tipo de información sobre las excursiones en El Chaltén, la predicción del tiempo y el estado de los diferentes campamentos.

Parque Nacional de los Glaciares

Como el día que llegamos a El Chaltén el centro acababa de cerrar, solo lo visitamos un par de días después. La joven que nos atendió, con una excelente preparación, nos resolvió todas nuestras dudas referentes a la flora y fauna que habíamos visto durante los dos primeros días en el lugar.

En este texto vas a encontrar información sobre las siguientes excursiones:

  • Laguna Capri
  • Mirador de los Cóndores
  • Chorrillo del Salto
  • Lago del Desierto
  • Lago Viedma

LAGUNA CAPRI

La excursión a la Laguna Capri es uno de los dos clásicos de El Chaltén, al alcance de casi todo el mundo (la otra es la excursión a la Laguna Torre, que no llegamos a hacer por el pésimo estado del tiempo).

El camino comienza al final de la avenida San Martín, y está perfectamente marcado y señalizado. Ya desde el principio el sendero va ascendiendo de forma empinada por la ladera de la montaña. En su mayor parte la caminata se hace dentro del bosque. Conforme se va ascendiendo, se tiene una vista panorámica de El Chaltén y el valle del río de las Vueltas.

El Chaltén

Como nos fuimos parando continuamente para observar principalmente plantas, tardamos casi tres horas en llegar al mirador de la laguna. Nos adelantaron innumerables montañeros, que deben hacer la subida en una hora y media. Son de aquel tipo que parece estar en una carrera de Fórmula 1, no les interesan demasiado las sutilezas del camino. Lo cual no deja de ser una auténtica pena, porque un arbusto llamado mataguanaco está en flor (la floración dura solo tres semanas) y tiñe la ladera de la montaña de un rojo inesperado. Solo por ver el mataguanaco en todo su esplendor ya ha valido la pena llegar hasta El Chaltén (luego veríamos también mataguanaco en El Calafate).

mata guanaco
Mata guanaco (Anartrophyllum rigidum)

Conforme vamos subiendo, una tenue llovizna se va convirtiendo en una lluvia intensa. Sopla un viento fortísimo y frío, procedente del macizo, que hace que las gotas de agua golpeen en nuestros rostros como si fueran pequeñas agujas. Cuando llegamos al mirador del Fitz Roy y la Laguna Capri la lluvia casi no nos permite abrir los ojos. Tampoco hay mucho que ver, las montañas están totalmente escondidas, y tan solo conseguimos vislumbrar el glaciar Piedras Blancas. El tiempo no permitió nada más.

glaciar Piedras Blancas

Como no habíamos subido hasta aquí para no ver nada, decidimos quedarnos para ver si por alguna remota casualidad el Fitz Roy decidía de repente deshacerse de todas las nubes que lo rodeaban y mostrarse en todo su esplendor. Por supuesto que no lo hizo, y cansados de aguantar tanta lluvia y viento, nos dimos la vuelta.

En la bajada tuvimos una inesperada recompensa. Mientras atravesamos la parte superior del bosque, escuchamos un ‘toc-toc-toc’. No sé por qué, pero a pesar de no haber escuchado nunca un sonido similar, supe en el momento que se trataba de un pájaro carpintero. No tardamos mucho en ubicarlo, a 50 metros de distancia. Saqué la cámara y en silencio me fui aproximando. Una pareja de españoles que también estaba observando el carpintero nos dijo que nos podíamos acercar al pájaro sin miedo, que no saldría volando. Y así lo hicimos, hasta quedarnos a cinco metros de una hembra de pájaro carpintero gigante (o patagónico, Campephilus magellanicus). El carpintero parecía demasiado ocupado en horadar el tronco del árbol y parecía no molestarle lo más mínimo nuestra presencia. Taladraba el tronco del árbol como si fuera una herramienta de repetición, por los aires salían volando astillas a una velocidad increíble. El carpintero busca en el tronco del árbol la larva de un escarabajo que le sirve de alimento.

Carpintero gigante / Magellanic woodpecker

Estuvimos extasiados contemplando el carpintero hasta que la cantidad de gente que se acumuló a nuestro alrededor acabó con la tranquilidad del pajarito. Porque una cosa es contemplar a un pájaro en silencio, otra es hacerlo hablando. Se marchó volando, y nosotros tan felices.

La vuelta de la laguna, cuesta abajo, es mucho más rápida, aunque pone a prueba las rodillas.

MIRADOR DE LOS CÓNDORES

Más que una excursión, la subida al mirador de los Cóndores es un imperdible paseo de media hora que podéis hacer en cualquier momento. La senda que sube al mirador comienza al lado del centro de visitantes del Parque Nacional. La subida es empinada pero corta. Desde arriba podéis contemplar una de las mejores vistas de El Chaltén con el macizo del Fitz Roy y el Cerro Torre atrás.

El Chaltén

Si tenéis mucha suerte con el tiempo, claro está. Cuando llegamos a la cumbre del mirador el Fitz Roy casi nos da una alegría, parecía que se estaba despejando. Pero fue un espejismo, enseguida se volvió a nublar.

El Chaltén

No hay que esforzarse mucho para comenzar a ver cóndores volando por encima de vuestras cabezas. Debimos ver una docena de ellos.

cóndor de los Andes

CHORRILLO DEL SALTO

Otra excursión light, un agradable paseo de 45 minutos (el coche os deja a 5 minutos), acompañando el río de las Vueltas, hasta la cascada del Chorrillo del Salto. Por el nombre nos habíamos imaginado que sería un fino hilo de agua, nos sorprendió la fuerza del chorrillo.

Chorrillo del Salto

LAGO DEL DESIERTO

En 2007 intentamos ir al lago del Desierto, pero había diluviado la noche anterior y el camino estaba impracticable. Nos dio un poco de miedo meternos por él con el coche alquilado, y nos dimos la vuelta. Luego nos dijeron que la furgoneta que va hasta la Hostería El Pilar, en el camino del lago, tardó una hora y media en llegar en vez de los 30 minutos habituales.

En 2008 no intentamos esa excursión por falta de tiempo.

LAGO VIEDMA

Cerca de El Chaltén, desembocando en el lago Viedma, se encuentra el glaciar Viedma, el mayor glaciar de Argentina, tan grandioso y espectacular como los glaciares de El Calafate. Durante la temporada alta, existen excursiones en barco al glaciar y paseos por el mismo. En nuestra primera visita a El Chaltén no pudimos hacer la excursión, porque esta comienza en noviembre. En la segunda visita, sí.

glaciar Viedma, El Chaltén

Hicimos la excursión Viedma Light con la empresa Patagonia Aventura. Salía por la tarde y tenía una duración de dos horas y media. Costo en noviembre de 2008, AR$100 por persona.

glaciar Viedma, El Chaltén
a grand day out

Si pensáis navegar en la región de El Calafate, esta es una excursión que puede llegar a ser prescindible. Nosotros la disfrutamos enormemente. En un catamarán ultramoderno, nos acercamos al glaciar Viedma surcando las verdísimas aguas del lago del mismo nombre.

lago Viedma, Patagonia, Argentina

El único inconveniente es que, al contrario de lo que ocurre en El Calafate, soplan vientos muy fuertes que bajan por el glaciar hasta el lago, y la navegación es bastante movida. Dependiendo de las condiciones meteorológicas, el barco no sale. Estuvimos un buen rato delante del glaciar, con la embarcación constantemente mecida por las olas. Conseguimos ver varios desprendimientos y nos maravillamos con el hipnotizante azul del hielo.

glaciar Viedma, Patagonia
glaciar Viedma, Patagonia

EL FITZ ROY Y EL CERRO TORRE

No podíamos cerrar esta entrada sin mencionar algo que, aunque no se trate de una excursión en sí mismo, es la razón de ser de muchos viajes a El Chaltén. Ver el macizo del Fitz Roy.

En nuestro primer viaje a la región no tuvimos suerte y nos quedamos sin ver la cordillera. En el segundo fuimos mucho más afortunados y conseguimos vislumbras las montañas durante varios días. Uno de esos días nos dimos un madrugón de campeonato para conseguir ver amanecer y contemplar el color anaranjado que se apodera de las montañas durante un corto espacio de tiempo. Para tener una buena vista, si tenéis coche alquilado, basta con que salgáis de El Chaltén en dirección a El Calafate y paréis allá donde tengáis una buena vista de las montañas. Las siguientes fotos fueron realizadas durante ese amanecer y las horas que siguieron, pudiendo observarse a la perfección el cambio del color de la montaña y de las condiciones meteorológicas también.

Cerro Torre & Fitz Roy, Patagonia, Argentina
Fitz Roy, Patagonia, Argentina
ruta 23, Patagonia, Argentina
Cerro Torre, PatagoniaCerro Torre, Patagonia, Argentina