época del año

Parque Nacional de Tierra del Fuego, Argentina

Aunque no hay una época del año mala para visitar la Patagonia conviene tener claras las ventajas y limitaciones de cada época del año, que varían de un destino a otro. Hablaremos de ello enseguida.

Como elemento común a todos esos destinos es que el verano austral (enero y febrero principalmente) es la temporada alta, con precios por las nubes, dificultad para encontrar alojamiento y transporte (especialmente vuelos para aquellos destinos que reciben menos frecuencias). Por todas partes hay muchos turistas.

Señalábamos más arriba que cada destino tiene sus particularidades, y por eso hemos tratado el asunto de forma individual para cada uno de los destinos en las siguientes entradas:

En nuestros viajes a la Patagonia hemos acabado yendo siempre en octubre, en gran parte en función del calendario de fauna (ver cuadro a continuación). Queríamos ver las ballenas y los pingüinos en Punta Tombo, lo que nos dejaba una franja de septiembre a diciembre.

Todas las soluciones son de compromiso, y la nuestra también lo fue. Al final la elección de la primavera austral resultó ser excelente. En un único viaje vimos Ushuaia con nieve, la temperatura en El Calafate y El Chaltén fue perfectamente soportable, y la estancia en Península Valdés fue deliciosa. En el viaje siguiente, también en la primavera austral, disfrutamos de unos días únicos en El Chaltén pudiendo contemplar la cordillera del Fitz Roy en todo su esplendor.